Un Vía Crusis único y maravilloso que te libera y sana.

Las ventas de este vía crusis son destinadas a la Aldea de la Madre en Medjugorje.

 

CÓMO REZAR ESTE VÍA CRUCIS.

La oración es una conversación con Dios. Rezar más significa escuchar a Dios que hablar a Él. Este Vía Crucis nos enseña como escuchar durante la oración. Debido a eso, es concebido como una conversación en la que Jesús nos habla de su viacrucis.

 

El mejor modo de rezar este viacrucis es prestar oídos a las palabras que leemos dejando que nos toquen, que nos empapan como la lluvia que empapa la tierra seca para engendrar una vida nueva. En el silencio nos damos cuenta de que el via crucis de Jesús corresponde a nuestra condición personal que se transforma a través de Él.

 

Este vía crucis no se recomienda únicamente durante la cuaresma. Es para cada día. Sería bueno rezarlo cada día durante algún tiempo, escuchar lo que nos quiere decir, e intentar seguirlo. De esta manera, este vía crucis nos va a inspirar, convencer y transformar.

 

Con el fin de poder rezarlo de una manera fácil, es imprescindible un recinto silencioso y tranquilo en el que vamos a rezar. Ese recinto puede ser una iglesia en la que nos paramos en cada estación, o nuestra casa, la naturaleza, o el viaje. Lo importante es crear un espacio dentro de nosotros mismos para oír a Dios que se nos aproxima.

El Via Crusis de Medjugorje

Q45,00Precio