De la pluma del autor

En este opúsculo descubriremos que Nuestra Señora nos invita a orar ante la Cruz; a orar ante el Santísimo Sacramento. Ella nos exhorta también a hacer una buena confesión, a prepararnos adecuadamente para la Santa Misa y a dar gracias una vez que esta ha concluido. Encontraremos mensajes que nos exhortan a entregar nuestras vidas a Dios, por medio de la Santísima Virgen. Entregarse uno mismo a Dios significa, decidirse cada día a favor del amor, del perdón, de la caridad y en contra del pecado y del mal, de Satanás y de sus obras y de cualquier colaboración con él.

Toda oración puede ser dicha de prisa. De hecho, podemos orar de tal forma, que alcancemos a hacer, por ejemplo, todas las oraciones que aquí se proponen, sin que eso signifique que hayamos tenido un encuentro personal con Jesús y María. Cuidado, porque si continuáramos orando así, estaríamos perdiendo el tiempo y al final, no habríamos logrado gustar de la oración. Por lo tanto, es muy importante encontrar y asignar un tiempo especial para la oración diaria.

Ora con el corazón

Q100,00Precio